Blog - Frances Ha

Frances Ha

Frances Ha

FRANCES HA (2012), Noah Baumbach

Declaración de intenciones: Estoy aquí para defender a Frances Halliday a capa y espada porque desde ahora mismo Frances Ha se ha convertido en una de mis películas favoritas de todos los tiempos.

La cinta será valiosa en la estantería para cuando algunos hijos pregunten a sus padres por cuando eran jóvenes. Como una especie de álbum de fotos para los que de esta etapa tan solo conserven tres recuerdos comprimidos que además habrán sido manipulados con el paso del tiempo.

Afrontar la madurez no es algo que lleve manual de instrucciones en plan: ¡bienvenido al mundo adulto, te felicitamos por tu carrera universitaria, ahora toma este puesto que te asignamos y dedícate únicamente a que todo te salga bien!. No, las cosas no funcionan así. Está claro que a Frances no le falta la comida pero no podemos reprocharle que se le caigan los anillos ni nada por el estilo. Lo que ocurre es que anda continuamente girando sobre sí misma con una venda en los ojos y pronto se va a marear.

Frances (Greta Gerwig) es una lúcida idealista filmada en blanco y negro con rasgos a lo Ingrid Bergman. Y un personaje que reconforta. Es algo negada para ser perfecta. Necesita una brújula para canalizar tanta contundencia. Vive en Nueva York con su amiga Sophie (interpretada por la hija de Sting) con el sueño de ser algún día una bailarina profesional. Mientras, va dando pequeños palos de ciego, combinando el trabajo como suplente en la compañía de danza, las cervezas con los colegas (¡oh, las fiestas en los garitos y/o apartamentos de NYC!) y las preocupaciones típicas de esa edad en la que uno no sabe bien si tiene que dar por terminada su, tan amada, juventud. A la que por cierto, hasta ahora, no advertía desde el exterior. ¿Hasta dónde Frances es y va a ser una perdedora?

Sentir que uno es incapaz por no tener un trabajo acorde con lo que es, ¿desde cuándo es pecado? Y qué pasa cuando esa idea que arrastramos de cómo teníamos que ser no coincide con la realidad? El futuro se queda mirando como pasmado, y la vida de los demás asoma por un agujero queriendo ser interpretada. Menos sencillo es descubrir qué quiere decirnos. A Frances sus padres la invitan al dentista, y suele compartir piso con gente muy bien. Pero no maneja bien los recursos de los que dispone. Y se columpia como una niña pequeña que trata de dilatar la hora del recreo. A pesar de su elegancia innata por sobrellevar las cosas con resignación y un toque de humor, la procesión va por dentro, y, es inevitable, que a ratos su resentimiento salga a relucir en afirmaciones como la de que lee más que su amiga. Y es que en secreto, Frances cree en ella misma. Está reservando un número sorpresa. Lo que no sabemos para cuándo. ¿Qué necesita? ¿Qué busca? A menudo los problemas cotidianos como son tener un sueldo equiparable al precio del alquiler, no le permiten avanzar. No va más allá de los pequeños obstáculos que le surgen porque no está preparada. Porque no hay preceptos.

Frances Ha va a dar en el clavo cuando se fija en la amistad que tienen Sophie y Frances, sin fisuras, hasta el fondo, con inteligencia y convicción. Qué finas resultan sus conversaciones, es un retrato excelente de los vínculos que se establecen con algunos amigos.

La fórmula que propone Baumbach de ordenar los distintos pasajes a través de los domicilios que va ocupando Frances (como nómada a la que se le van asignando pantallas), toma el tiempo exacto para cada una de sus zancadas. La elección en cuanto a dónde poner la cámara es de una clarividencia asombrosa. Los planos penetran magníficamente en el alma de esta nueva compañera Bobo que nos presenta Baumbach.

Estábamos necesitando una película así. Porque Frances Ha cuenta un drama que seguramente se disipará con el tiempo (no hace falta que nos preocupemos por ella eternamente) pero que explica a una generación y del que directamente quizás ella no sea la culpable. ¿De qué la podríamos acusar? De muchas cosas menos de no ser honesta. Es recalcitrante, es frágil, es simpática, y se salta muchas tonterías. Pero al igual que cuando viaja a París y París no es la crème de la crème, el ideario al que aspiraba tiene que ser revisado con urgencia. Y al parecer, los nuevos senderos se toman volviendo al cruce del principio. Por suerte, no es ninguna amargada. ¿Por qué la deberíamos juzgar?

Frances Ha es una pequeña delicatessen digna de ser comparada con las fuentes de las que bebe: Truffaut, Rohmer, Woody Allen, Cassavettes… Un homenaje a los mejores clásicos. Querré esta película por siempre más.

Curiosidades: Greta Gerwig es la novia del director y juntos han escrito el guión. La recordaréis por su papel en A Roma con amor (2012) de Woody Allen. La BSO cuenta con algunos compositores de la Nouvelle Vague como Delerue –Jules et Jim, (1961)-, y algunos míticos como los Stones, Bowie, o McCartney. Durante la promoción de la película se colgaron carteles tipo anuncio de ‘busco piso’ (como el de la foto) en distintas ciudades.

Feliz Semana Santa!

Elisabeth Giraudier

Gotham Films. Productora audiovisual Madrid.

Related Posts

Productora audiovisual Madrid