Blog - Magic in the Moonlight

Magic in the Moonlight

Magic in the Moonlight

MAGIC IN THE MOONLIGHT (2014), Woody Allen

Woody loves Europe

Con Magia a la luz de la luna (2014) ya van 48 películas. No es moco de pavo. Esta última, la octava rodada en Europa, es muy para la hora del té. Y más que mejor si a esa hora vas montado en un Orient Express. Pensándolo bien… ¿qué película de Woody no es para la hora del té?

Resumiendo mucho, Colin Furth y Emma Stone viven de ‘ilusiones’ en la Côte d’Azur de los felices años 20. Tienen algo de mimo. Pronto uno pasa a ser el contrario del otro… pese a que se atraigan. Woody consigue entretenernos, sin pretensiones, ni grandes estridencias de guión. Magia a la luz de la luna, es refrescante y está meticulosamente bien construida.

El que no cree en la magia nunca la encontrará

La incapacidad vital por aceptar dimensiones varias de la existencia, baila bajo la luz de la luna, junto a la creencia en la posibilidad de un más allá. Encajados en vestidos de Charleston (gran trabajo de vestuario) y cubiertos por las diatribas de Nietzsche, Stanley el mago inglés y Sophie -la médium espiritista recién llegada a quién Stanley pretende destapar como farsante-, valsan entre cuestiones alrededor de lo que puede resultar un bálsamo.

Allen ha vuelto a cumplir por lo que se refiere a su cita anual con el cine. Ahora falta que os guste. No es excepcional pero está bien hecha, y satisface. Necesitamos de la ilusión para ser felices.

No le pidamos más

La BSO, como viene siendo tradición, está colmada de clásicos de jazz y de swing, de aquellas maravillosas grabaciones acústicas de VICTOR. El casting es inmejorable, y como siempre, un sillón reservado a Freud. A favor de los créditos: me hubiera decepcionado si no fuesen como los de siempre.

Démosle una vez más las gracias al genio. Y divirtámonos un ratito. Sin compararla con ninguna, esta es otra buena película de Woody Allen. Con o sin palomitas, vale la pena ir al cine.

Elisabeth Giraudier

Related Posts

Productora audiovisual Madrid